GRACIAS

gracias18.gifGracias, es el sentimiento emocionante y cercano que negocia con la incertidumbre para remitirte al bienestar.

 Es maravilloso sentir gratitud, y expreso en estas palabras mientras conjugo con emociones y tiempos que oscilan entre el futuro pretérito y dejarlo indefinido, para llegar a ti, mi querida compañera de cromosomas.

Feliz Año y feliz resto, sé que debería haber estado con vosotras antes y que en este trayecto también hay viajeros que no comparten nuestros cromosomas pero que se definen partícipes de mi palabra, por lo que a ellos, a vosotros, a vosotras, en definitiva, a quienes motiváis mi acceso a lo siguiente, mi gracias más de verdad.

ordenador.jpg

Reconozco que he estado parca en palabras, o algo muda en complicidad, pero sin más resacas que el paso previo, me declaro culpable y te invito a mi penitencia delirante, que consiste en no abandonar el teclado, al menos en este ahora.

medita.jpg

La Navidad me ha podido, las rebajas ni siquiera me han afectado, pero sí cambiar de año.

uvas-c.jpg

Es mi momento melancólico y sólo soy consciente a efectos retardados, por lo que hasta febrero no digiero las uvas.

vrindis.jpg

Hacer balance parece casi obligatorio y aunque detesto el imperativo, esta vez y sin que sirva de precedente, comulgo en burocracia y medito los estados.

balanza.jpg

¿Alguna vez te has parado a respirar, a escuchar como sienten tus pulmones y a cercar tu ser a la esencia de estar viva?

Parte de mi planteamiento mental en pro del brindis está basado en un pause, quiero saber qué quiero y sobre todo no obligarme a ser partícipe de lo que no forma parte de mí.

 No es una cuestión de moralina, y ni siquiera un ápice de moralidad, pero percibo que estando siempre en un gerundio, nos estamos perdiendo el paisaje y este tren no puede rebobinarse.

relojtren.jpg

Alguien me dijo en una ocasión que la vida es como una partida de ajedrez, dónde cada movimiento repercutía en el resto del juego, por eso albergo la esperanza de darle tiempo a las tormentas emocionales, para fusionarme en un barbecho y ser mi propio Guadiana. ¿Te apetece renacer?

mujer-avion.jpg

Los pasos a seguir son fáciles, pero hacerlos tremendamente confusos, lo primero es identificar que es lo que realmente sientes hacia, por ejemplo el sujeto X, luego relativizar en función positiva las alternativas y formular la suma:

¿Sujeto X + lo que me hace sentir + lo que soy yo cuando estoy junto a (él, ella, ello) es igual a lo que quiero?

suma.bmp

Porque en caso contrario o en aquella circunstancia dónde despejar la incógnita suponga abandonarte a ti misma, las matemáticas no suman sino restan y es cuando mejor dividir y salir por la tangente.

  20051026215348-esc-jpg.jpg
 
Lo mío obviamente no son los números, ni siquiera sé si a día de hoy son las letras, esto es terapia patológica pero del siglo XXI, aunque tengo la certeza, segura y completamente firme, que me indica que si no nos escuchamos y nos preguntamos el rumbo que deseamos para nuestro tren, éste se declinará por la alta velocidad, y a nosotras de intentar ver los arbolitos, sólo nos quedará una tremenda tortícolis.

cuello.jpg

A no ser que esto te ponga, o te compense la visita al fisio, te invito a dejar las maletas en consigna y a regalarte un billete que vaya al paso, para que en la siguiente puedas apretar tus espuelas y galopes al ritmo del CHU, CHU, CHU.

tren.jpg

FELIZ VIAJE

                                                                 dsc_0195.jpg

                                                       Diana G. Marugán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *