Exfoliante facial

Para obtenerlo, no necesitás más que una cucharada colmada de harina de maíz, mezclada con otra de aceite de oliva. Para que esta preparación sea más agradable a nuestros sentidos, se introducen unas gotas de esencia o aceite esencial de lavanda. Esta posee propiedades antisépticas y un reconfortante aroma.

Luego, se aplica el exfoliante sobre el rostro y se masajea suavemente con los dedos, en forma circular.

Prestar especial atención a aquellas zonas que se presenten más grasas, como el mentón, el entrecejo o la nariz y sus costados. Una vez terminado, se retira la mezcla utilizando una toalla humedecida con agua tibia.

Loción para el rostro

Una receta efectiva es unir una cucharada colmada de aceite de coco junto a unas gotas de aceite de rosa mosqueta y otras de aceite de jazmín.

La mezcla debe ser aplicada con pequeños toques sobre toda la piel del rostro y el cuello. De esta manera lograremos sentirla más relajada y suave, gracias a las propiedades del coco, y más hidratada, gracias al jazmín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *