Alternativas en decoración

Una decoración se mide por el efecto inmediato que produce un espacio. ¿Cree que ello implica mucho trabajo? No, necesariamente. Una habitación sólo debe tener unos cuantos buenos atributos.

Al igual que con el maquillaje, si una modelo no posee grandes rasgos que resaltar, los cosméticos no harán más que ocultar las imperfecciones. Las mejores habitaciones para trabajar son las que tienen suficiente luz natural, mucho espacio disponible en las paredes y a las que se accede fácilmente.

Las dimensiones en metro no son tan importantes como la proporción.

Es más fácil trabajar con una habitación cuadrada o rectangular estándar que con una que sea muy larga. Teniendo en cuenta estas consideraciones, se pueden realizar pequeños cambios en un espacio que terminarán generando un gran impacto visual en términos decorativos.

Menos es más

En lugar de estar pensando siempre qué necesita agregar a una habitación para hacerla más acogedora, trate de eliminar cosas. Si algo no tiene ninguna función y no es decorativo no está contribuyendo a mejorar el ambiente.

Una mano de pintura

Es una solución sencilla que refresca cualquier área de la casa. Si usted es principiante en el arte de la decoración o la pintura intente primero con una habitación o espacio pequeño. No tema aplicar nuevas técnicas decorativas. Recuerde que la pintura de interiores puede producir distintos efectos en habitaciones diferentes que tienen diversos grados de luz natural. Al pintar un pedazo de lienzo o tela con el color que desea usar y colgarlo en la pared por unos días tendrá una idea de cómo lucirá la pintura.

Mover los muebles

El mayor desacierto en una habitación a veces no es de diseño ni decoración. Muchas veces es la mala distribución del mobiliario. Hay que saber colocarlo correctamente en un espacio para que resalte el atractivo del área.

Por regla general, se colocan los muebles grandes contra paredes grandes, y los pequeños contra paredes de menor tamaño. También se pueden combinar perfectamente entre sí a fin de crear un espacio triangular destinado a la conversación.

Combinar texturas, no colores

Aplicar muchos colores contrastantes en un área puede producir una sensación más bien desconcertante.

Al combinar las texturas en una habitación podemos imprimirle mucha más armonía y generar un efecto visual interesante sin tener que saturarla de colores.

La mayoría de los ambientes no requieren más de dos colores a la vez. Sin embargo, al mezclar las texturas se pueden hacer más acogedores. Los tejidos y los accesorios lisos, si los colores se complementan entre sí, les dan un toque de personalidad.

Alfombras grandes

Pueden dar la impresión de que se ha cambiado el piso de un área, pero por una fracción del costo. Aparte de ser una manera excelente de protegerlo, en particular los de madera, le confieren un toque adicional de textura, diseño y color a una habitación.

Cambiar los cuadros

-Lucir la misma decoración día tras día, año tras año, hará que en determinado momento se pierda el atractivo de un espacio. Es como ver la misma película una y otra vez.

-Cambiar los cuadros y los adornos de las paredes es una manera fácil de lograr un aspecto distinto en cualquier ambiente. Incluso ponerle marcos nuevos a los cuadros es un pequeño cambio que generará un impacto determinante en la decoración del área.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *