El maquillaje de ojos

El maquillaje de ojos es un juego de contrastes de colores, luces y sombras que requiere de experiencia y tiempo. Se trata de una zona de maquillaje que engloba gran variedad de productos que difieren en su textura, envase y finalidad, pero se pueden dividir en tres grandes grupos: los destinados a sombrear los párpados, los que se utilizan para trazar líneas en el contorno del ojo y los rimmels de pestañas.

Las sombras se presentan en polvera o como lápices sombreados. Generalmente, en el caso de las polveras, las sombras vienen en varios tonos de la misma gama y se acompañan de un aplicador que puede resultar incómodo. En el caso de los lápices, con una mina untuosa y un diámetro más grande que los lápices de ojos, son muy prácticos para un maquillaje rápido pero poco precisos para uno más elaborado. Los lápices son el mejor utensilio para agrandar la mirada, con la condición de que se dibuje justo en el borde de las pestañas. Para evitar endurecer la mirada es necesario difuminar dicha línea. Su trazado, tanto si es incisivo como si es tenue, intensifica la mirada y espesa las pestañas. Y, finalmente, el rimel, que alarga y espesa las pestañas para una mirada más profunda y penetrante. Generalmente el negro es el color más usado para este instrumento de maquillaje, pero existen multitud de tonos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *