La mirada y la visión

El astigmatismo es un problema ocular muy frecuente. Sus síntomas dependen de distintos factores y de la edad y en cada ojo puede ser diferente o incluso tener astigmatismo en uno solo de los ojos.

El problema del astigmático se produce por una forma anormal de la córnea. En un ojo normal, aunque sea miope o hipermétrope, la córnea es esférica (como una pequeña canica o medio balón). En cambio en el ojo astigmático, la córnea está achatada, tórica (o sea parece como achatada, como un balón de jugar rugby) La dirección no siempre es igual ni es simétrica.

De la forma del “aplastamiento” depende eje del astigmatismo. A este tipo de superficies no redondas absolutas se les denomina tóricas. Una superficie tórica es una superficie más curvada en un sentido que en otro. Por ejemplo, pensemos en la superficie externa de la mitad de un huevo, este forma de bola aplanada sería una superficie tórica. Este defecto trae consecuencias directas que afectan la visión. Como el ojo es un sistema dinámico, en forma automática trata  por sí mismo de “acomodar” la imagen para poder percibirla con nitidez, empleando para ello la facultad de acomodación, corregir los efectos del astigmatismo.

¿Que consecuencia acarrea este problema? Dependiendo de la cantidad de superficie tórica, de la edad y del tipo de astigmatismo, pueden suceder que no afecte en forma seria la visión o como ocurre en muchos casos produzca molestias para el ver de cerca, en otros casos para el cerca y el lejos, mala visión de cerca y molestias para el lejos, o incluso mala visión para lejos y para cerca.

Hace unos años, la indicación era el uso de gafas en forma permanente, pero los resultados eran muy pobres.
Por otro lado, en el caso de los niños, no era sencillo convencerlos de que permanezcan con las gafas puestas, ellas se extraviaban o caían, dando mucho trabajo a los padres.

Los adolescentes solían vivir la experiencia como algo traumático y se resistían a ser el “niño de las gafas gruesas”

En el caso de las mujeres, la idea de usar gafas en forma permanente nunca fue algo fácil de aceptar pues , sin duda complica el arreglo del rostro, se pierde el encanto de la mirada, buena parte de las facciones se pierden detrás de las gafas.

Hoy la corrección del astigmatismo se efectúa con una lente tórica (astigmática) de curvatura opuesta, para así anular la toricidad del ojo.
Tan sencilla es la solución que una ves con la indicación médica se pueden conseguir lentes de contacto online, ya no es un problema ni el lugar dónde se vive, el tiempo disponible ni costos adicionales como traslados, consultas, hoy una mujer puede resolver su problema ocular y comprar lentillas tóricas online con la misma seguridad que lo haría en una tienda especializada y sin más trámites. una solución simple a un problema que trajo muchos quebraderos de cabeza a los óptometristas de antaño.

Un comentario en “La mirada y la visión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *