Las 10 prendas clave del verano

1. Oda al péplum

Triunfó en la década de los 40 y ahora, en pleno siglo XXI, regresa con más fuerza que nunca. El péplum o sobrefalda aterriza unos centímetros por encima de la propia falda o al límite de la camisa para potenciar las caderas, dibujando una silueta muy femenina.

Sobre la pasarela, Christian Dior se ha convertido en el abanderado de esta tendencia. Sus mujeres, convertidas en verdaderas María Antonietas, caminaban encorsetadas, como si fuesen relojes de arena. En la alfombra roja, las ‘celebrities’ no han dudado a la hora de adoptar este sofisticado ‘look’, desde Emma Watson hasta la mismísima Catalina Middleton pasando por Blake Lively, una de las más habituales.

2. Ni corto, ni largo

Los vestidos vaporosos se vuelven cortos por delante y largos por detrás, jugando a la asimetría. El ‘tail hem’ es uno de los imprescindibles de este verano, ya sea en versión ‘low cost’ o en elegantes piezas de ‘haute couture’.

Miley Cyrus o Alessandra Ambrosio han hecho suyo este estilismo que permite lucir pierna sin perder un ápice de elegancia, gracias a las transparencias y los tejidos livianos. En los desfiles, Alexander McQueen y Jason Wu han combinado sus creaciones con tacón o sandalia plana.

3. ¡Que viva el plisado!

Quizá es una de las tendencias más longevas, pero no por ello menos actual. En el pasado, Marilyn Monroe se convirtió en su principal valedora (¿quién no recuerda aquel vestido blanco?). Hoy, los modelos ‘abanico’ se multiplican en las tiendas.

El tejido plisado o en tablilla es uno de los ‘must’ en la oficina, ya sea en vestidos ‘lady’, en faldas hasta los pies o en pantalones ‘palazzo’. Mila Kunis y Sarah Jessica Parker son algunas de las abonadas a esta moda.

4. Verde que te quiero verde

Esmeralda, pistacho, manzana, militar, lima, menta… Pese a que cunde el desánimo, el ambiente se tiñe de esperanza a través del verde. Se lleva en todas las gamas de la paleta, desde el más claro al más oscuro, y en todo tipo de prendas o accesorios.

Favorecedor y alegre, este tono pisará fuerte este verano. Ya se deja ver sobre la alfombra roja en los esculturales cuerpos de las estrellas internacionales, pero si hay un fan incondicional de este color ese es, sin duda, el diseñador patrio Davidelfin.

5. Adictas al flúor

Primero llegó a los complementos. Ahora, el flúor nos permite todo tipo de licencias. Si Paula Echevarría, una de las españolas más estilosas, y Jessica Alba lo llevan, ¿por qué no lanzarnos a la piscina?

En biquinis, sandalias, fulares, bolsos, gafas… Y hasta en las uñas. Ya nadie se resiste a los colores chillones. Eso sí, si no quieres pecar de estridente, combina tu toque flúor con tonos más sobrios, como el siempre elegante negro.

6. ‘Cowgirls’ al poder

El binomio botas+minivestido gana enteros. Un ‘look’ perfecto que se traslada del campo a la ciudad para inundar las calles de estilo ‘folk’. Las hay adictas, como la cantante Taylor Swift, y esporádicas, como Sara Carbonero.

Si eres de las que piensan que las botas son para el invierno, ve desterrando la idea. Esta tendencia salvaje llegó para quedarse. Triunfarás si lo combinas con cazadora vaquera.

7. Inspiración lencera

La pasión por el encaje sigue su curso. Una tendencia que se resiste a abandonarnos, tras haber dominado el invierno. Aterrizó con Prada a través de puntos delicados y, actualmente, se deja ver tanto en vestidos de corte asimétrico como en bolsos y zapatos.

Más allá de la ropa interior, si se sitúa en puntos estratégicos, el encaje es un arma de seducción. Para actualizar la tendencia, este verano apuesta por el blanco y el azul eléctrico.

8. Comodidad, ante todo

Adiós al ‘antes muerta que sencilla’. ¿Quién diría que el pantalón de pijama sería tendencia? Estampados y con volumen, los pantalones ‘XXL’ estampados saltan de la cama a la calle para convertirse en uno de los básicos del ‘street style’. Así lo dictaron Stella McCartney y Paul Smith sobre la pasarela. Ahora, la moda se traslada a la calle.

De inspiración japonesa y creados en tejidos suaves, como la seda, su mayor ventaja es la comodidad. Además, aportan un punto étnico y salvaje.

9. Obsesión por los flecos

El aire ‘hippy’ se disfraza de ‘glamour’. Y es que los flecos pasan de las camisetas más urbanas a las faldas, blusas y vestidos más ‘chic’. También invaden los complementos, otorgando un toque especial a cualquier ‘look’.

Desde las sandalias abotinadas de Jimmy Choo hasta la fiebre de Zara por llenar sus prendas de flecos. Las posibilidades de combinarlos son infinitas.

10. Por la raja de tu falda

¿Cómo olvidar a Angelina Jolie envuelta en aquel espléndido modelo de Versace? ¿Y su empeño ante los focos por lucir pierna? Meses después de que la exagerada pose de la actriz abandonase el ‘trendic topic’, la abertura de su falda vuelve a marcar tendencia en las noches de verano.

No sabemos si por el influjo de la bella Angelina, o porque ya tocaba abandonar el escote. Lo cierto es que las aberturas en faldas y vestidos son cada vez más altas y pronunciadas. Una moda apta sólo para las más atrevidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *