monos ver oir y callar

Curso básico de bolsa, ante la crisis

Vista de la crisis con un poco de humor.

¿Què mono eres tú? Hombre bien vestido, ayudante o campesino.

Una vez llegó al pueblo un señor muy bien vestido, se instaló en el único hotel que había, y puso un aviso en la única página del periódico local, que estaba dispuesto a comprar cada mono que le trajeran por $10.

Los campesinos, que sabían que el bosque estaba lleno de monos, salieron corriendo a cazar monos.

El hombre compró, como había prometido en el aviso, los cientos de monos que le trajeron a 10 € cada uno sin chistar.

Pero, como ya quedaban muy pocos monos en el bosque, y era difícil cazarlos, los campesinos perdieron interés, entonces el hombre ofreció 20 € por cada mono, y los campesinos corrieron otra vez al bosque.

Nuevamente fueron mermando los monos, y el hombre elevó la oferta a 25 €, y los campesinos volvieron al bosque,
cazando los pocos monos que quedaban, hasta que ya era casi imposible encontrar uno.

Llegado a este punto, el hombre ofreció 50 € por cada mono, pero, como tenia negocios que atender en la ciudad,
dejó a cargo de su ayudante el negocio de la compra de monos.

Una vez que viajó el hombre a la ciudad, su ayudante se dirigió a los campesinos diciéndoles:

– Fíjense en esta jaula llena de miles de monos que mi jefe compró para su colección. Yo les ofrezco venderles a ustedes los monos por 35 €, y cuando el jefe regrese de la ciudad, se los venden por 50 € cada uno.

Los campesinos juntaron todos sus ahorros y compraron los miles de monos que había en la gran jaula, y esperaron el regreso del ‘jefe’.

Desde ese día, no volvieron a ver ni al ayudante ni al jefe. Lo único que vieron fue la jaula llena de monos que compraron con sus ahorros de toda la vida

2 comentarios sobre «Curso básico de bolsa, ante la crisis»

  1. es algo de l vida real, todos los dias lo vemos y solo los que aprovechan las oportunidades logran sus objetivos, la buena fe nunca se acaba. el problema es que: nunca pensamos porque pasan las cosas, cuando aprendamos a dicernir empezaremos a crecer y vivir en un mundo sin hombres bien vestidos

Los comentarios están cerrados.