Cuídate

La radiocirugía como tratamiento de metástasis

– Cerca del 90% de los pacientes con una o varias metástasis cerebrales se pueden tratar con éxito mediante esta técnica.

– Los pacientes que reciben radiocirugía por metástasis cerebrales duplican su supervivencia global

 La radiocirugía permite tratar muchas metástasis cerebrales con éxito, cuando de otro modo la vida media del paciente suele ser de un mes, según los expertos reunidos en el XI Congreso de la Sociedad Española de Radiocirugía. En nuestro país aparecen cada año aproximadamente 165.000 nuevos casos de cáncer, más de 30.000 sufren metástasis cerebrales, la mayoría originadas por tumores de pulmón, mama, gastrointestinales y melanoma, aunque están creciendo los originados en la vejiga, ovario y endometrio. La radiocirugía está indicada en 6.000 de estos pacientes, pero sólo se administra unos pocos cientos, explica el doctor Luis Mª Larrea, presidente de la Sociedad Española de Radiocirugía.

  Los pacientes que reciben radiocirugía por metástasis cerebrales “duplican su supervivencia global” añade, que supera los 12 meses con un 20% de supervivencia mayor a los 2 años. “Si se aplica la radiocirugía en los casos necesarios más de un 5% de los pacientes oncológicos duplicarían su supervivencia”. Por eso, según el doctor Larrea, “éste es quizá el avance más importante en supervivencia de los pacientes con cáncer que se ha obtenido en el siglo XXI, una auténtica revolución tecnológica y sanitaria”.

 Una de las causas es el desconocimiento de la técnica, incluso entre los propios médicos. “Todavía hoy muchos facultativos que consideran que la aparición de dos o más metástasis cerebrales es una situación incurable, de pronóstico irreversible y terminal. Sin embargo los pacientes que sufren una o varias metástasis cerebrales están siendo tratados con gran éxito mediante la radiocirugía en los hospitales más avanzados de casi todas las comunidades autónomas”, comenta.

Hasta la aparición de la radiocirugía la opción de tratamiento para las metástasis cerebrales era la radioterapia de todo el cerebro a dosis paliativa, asociada en las mejores ocasiones a la cirugía cuando eran lesiones únicas, en zonas accesibles y con  pacientes con un buen estado general de salud.  Para Roberto Spiegelmann, presidente de la Sociedad Internacional de Radiocirugía Estereotáxica, “es una modalidad revolucionaria para el manejo de tumores y malformaciones vasculares intracraneales que ha permitido curar a pacientes que hasta hace poco mas de 20 años se hubieran considerado intratables”.

Además, no requiere intervención quirúrgica, como apunta el doctor Larrea: “A pesar de ser una terapéutica compleja de alta tecnología, la radiocirugía es una técnica ambulatoria que no requiere incisiones ni anestesia general. El procedimiento total de tratamiento dura una media jornada y el paciente puede volver a su actividad normal al día siguiente de la intervención, además de efectivo resulta sencillo y cómodo para el paciente, siendo tratado con máxima precisión y garantía de calidad”.

El tratamiento suele efectuarse con el paciente despierto y, en general, no dura más de 30-40 minutos. A continuación se realiza un escáner con un localizador especial, cuyas imágenes se funden con otras más precisas, de resonancia. Después, en un ordenador se tratan esas imágenes y se simula el paso de las radiaciones hacia la lesión en cuestión, evitando que atraviesen órganos sensibles o de “riesgo”, tales como los ojos, las vías ópticas o el llamado tronco cerebral.

Otras lesiones
La radiocirugía se ha desarrollado en el cerebro debido a que es un órgano que no está en movimiento, lo que permite la sujeción del cráneo para el tratamiento. Sin embargo, como explica el Spiegelmann, su aplicación se está desarrollando fuera de esa sujeción (radiocirugía estereotáctica), y ya se pueden tratar lesiones en la columna, los pulmones, los órganos intraabdominales y, “dentro de poco incluso el corazón”. A su juicio, “el concepto de tratamiento de lesiones por radiación enfocada con alta precisión se va expandiendo al uso de otras fuentes de energía. Aparatos que permiten el enfoque preciso de ondas de ultrasonido ya están en uso clínico”.

La radiación funciona como un bisturí invisible, que evita abrir al paciente. Se pueden usar rayos gamma, fotones u otras partículas. Para todo ello se pueden emplear, dos tipos de aparatos, explica el doctor Miguel Ángel Pérez-Espejo, coordinador del Congreso, los aceleradores lineales o “Gamma-Knife”  y el  llamado “Cyber-Knife”,  una especie de mini-acelerador robotizado.

 

XI Congreso de la Sociedad Española de Radiocirugía
Murcia, 2-5 octubre de 2008

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Nanomedios, S.L..
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad