¿Eres una compradora compulsiva?

De toda la vida se sabe que las mujeres y las compras somos completamente compatibles.

Anda que no hemos pasado tardes de quedar con las amigas solo para vernos todas y acabar como siempre yendo de compras.

Aunque nos lo propongamos, es completamente imposible no comprar algo, y mira que lo intentamos, pero siempre aparece esa prenda, esa que solo queda una talla y precisamente es la tuya, que parece que te diga a gritos «Cómprame» y que tú cómo siempre te acabas probando.

Y después de probarla nos dicen que nos queda genial y nos autoconvencen de comprarla, y todo esto no pasa en una tienda no, pasa en todas en las que entras.

Y finalmente llegas a casa y te dices a ti  misma «oh my god» solo de pensar en cuándo te llegue la factura de la tarjeta. Y entonces, es cuándo piensas en devolverlo todo, pero luego te da pena devolverlo y te autoconvences diciéndote a ti misma cómo consuelo «no pienso gastarme nada más».

De acuerdo, todas hemos tenido un día en que nos ha pasado lo anterior dicho, pero a partir de ahí se distinguen dos personas: 1a las que cumplen lo dicho de no gastar nada más y 2a las que gastan y gastan y gastan, estas segundas son las llamadas «Shopaholic» también conocidas cómo «Compradoras Compulsivas» que salen en películas cómo en «Confesiones de una compradora compulsiva» o series cómo «Sexo en Nueva York».

  •  5 Tips para dejar de ser una Compradora Compulsiva:
  1. Aprende a distinguir entre deseo y   necesidad.
  2. Antes de comprar piensa que te aportará esa prenda a tu vida.
  3. Aléjate de promociones y grandes anuncios publicitarios.
  4. Si quieres comprar únicamente una cosa rebajada pregunta por ella cuándo entres por la puerta, sino te arriesgas a comprar mucho más.
  5. No pretendas utilizar el dinero que te ahorraste en esa prenda que te llevas rebajada, a no ser que quieras acabar en bancarrota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *