Amor y Sexo

Ideas románticas para San Valentín

En la Edad Media, la observación casual hizo creer firmemente a todo el mundo que los pájaros elegían deliberadamente la fecha del martirio de San Valentín, en el año 270 DC, para encontrar a su pareja ideal. Desde entonces, el 14 de febrero se celebra el día de los enamorados. Intercambiar regalos es una forma de celebrar este día, pero hay otras sorpresas imaginativas que puedes planear.

1. Romance en la cama

La mayoría de las parejas primerizas suelen estar en la universidad y no tienen dinero para cenas de gala, pero eso no significa que haya que renunciar al romanticismo. Crear el ambiente adecuado es la parte más importante de cualquier celebración. Una ristra de corazones de papel y velas aromáticas pueden convertir cualquier dormitorio en un romántico escondite. Una hermosa rosa roja en un tarro de mermelada puede decir más que dos docenas de flores, sobre todo si se presenta con la comida para llevar favorita de tu amada y una película deliciosamente romántica en tu portátil.

2. Economía romántica

No sólo los estudiantes andan cortos de dinero. Las parejas con una trayectoria un poco más larga que ahorran con ahínco pueden seguir disfrutando de un día romántico. Si eres el primero en llegar a casa, sorprende a tu otra mitad cocinando una maravillosa y aromática comida desde cero. Si la idea de cocinar le da pavor, un bufé frío compuesto por una selección de quesos o carnes precocinadas con ensalada fresca y fruta puede ser igualmente apetitoso. Un vino espumoso económico acompañará perfectamente cualquiera de las dos comidas.

3. Al aire libre

El problema de febrero es que, dependiendo de dónde vivas, puede hacer un frío glacial. Sin embargo, si el tiempo es razonablemente suave, un paseo por uno de tus lugares favoritos en el campo puede ser romántico y estimulante. Al menos te aseguras de tener el lugar para ti solo. Llévate una sopa caliente y un poco de pan crujiente para compartir mientras contemplas una brillante puesta de sol antes de dirigirte a la taberna más cercana para disfrutar de un café o una cerveza alrededor de una acogedora y humeante chimenea que te ayude a descongelarte.

4. Cena

Los restaurantes suelen organizar cenas especiales para San Valentín, pero hay que organizarse y reservar con días o semanas de antelación. Este tipo de cenas pueden resultar caras, pero hay alternativas para que el dinero rinda más. Opta por comidas que no estén en el menú especial de San Valentín. Serán menos caras, pero podrás seguir saboreando el ambiente romántico que creará el restaurante. Gran parte del gasto puede deberse a las bebidas de acompañamiento, así que elige un restaurante en el que puedas servirte tú mismo.

5. Cena inusual para dos

A veces, la ubicación de una cena para dos puede hacer que la ocasión parezca aún más romántica. Venecia es perfecta para el romanticismo, pero hoy en día los canales de muchas ciudades suelen ser lugares muy apreciados, así que pruebe a alquilar un barco decorativo por los canales con cena incluida para crear un ambiente maravilloso para un viaje sorpresa. Para lugares alternativos, haga los deberes y averigüe si un museo local o una casa señorial organiza una cena de San Valentín.

6. Aislamiento romántico

Una escapada de unos días a un lugar romántico como París o Roma le encantará, pero si elige una casa rural aislada, seguro que comprobará si están hechos el uno para el otro para siempre. Su hogar temporal dispondrá de todas las comodidades para que su estancia sea confortable, pero tendrá libertad para elegir su propia rutina. Llévese suficientes regalos sorpresa como bombones, joyas o un vídeo de su comedia romántica favorita para dejarlos cada mañana y empezar el día con buen pie.

7. El romanticismo del trabajo en equipo

El mero hecho de participar en una actividad diferente que aluda a la unión puede hacer que San Valentín sea especial. Un paseo en góndola por Venecia es perfecto para el romanticismo, pero si prefieres quedarte más cerca de casa, puedes dar un romántico paseo en barco con chófer por los canales universitarios de Cambridge, que tiene su propia versión del Puente de los Suspiros.

Podríais probar a dar un paseo en bicicleta en tándem hasta vuestro pub campestre favorito, hacer un salto conjunto en paracaídas o patinar sobre ruedas. Unas partidas de bádminton en las que tú y tu pareja os enfrentéis a otra pareja devota podría ser una fuente de diversión en la que el bando perdedor pagaría las bebidas de después del partido.

8. Eventos especiales

Si el momento lo permite, puede invitar a su pareja a un concierto de su artista o grupo favorito. Incluso una obra en el teatro local puede ser una buena idea. También puedes incluir una cena antes o después, pero las comidas de San Valentín pueden resultar caras. También puedes invitar a tu pareja a comer algo para llevar cuando volváis a casa, así tendréis tiempo de sobra para charlar sobre el acontecimiento.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Nanomedios, S.L..
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad